966488822

Los hábitos de consumo han cambiado sustancialmente en los últimos años. Con estos, también han experimentado un proceso de transformación las preferencias de los clientes de la hostelería. Esto quedó claro en 2017, año en el que se realizaron varias encuestas sobre las preferencias de consumo. En ellas, también se abordaban las tendencias de alimentación en España. Se obtuvieron una serie de resultados que dejaron clara una cuestión: los españoles, cada vez más, tienen una marcada preferencia por los productos de proximidad o kilómetro cero.

Esos sondeos de conducta dejaron encima de la mesa las siguientes conclusiones sobre los clientes:

  1. Huyen de los conservantes químicos
    Los consumidores, cada vez más, estamos concienciados ante la alarma suscitada por el consumo de aditivos. Unos conservantes que tienen un elevado número de efectos negativos. Un 63% del total de clientes que cada día se preocupan más por informarse acerca de lo que comen optan por alejarse de este tipo de químicos. Encuentran en los productos de proximidad la solución.
  2. Buscan consumir productos naturales, ecológicos y que cuenten con un alto grado de calidad
    El consumo de productos naturales es la preocupación número dos de los clientes. Sólo sobrepasado en interés por el contenido de aditivos y conservantes, los consumidores quieren seguir una alimentación saludable. Esto es debido a su alto grado de conocimiento sobre las bondades de los productos naturales y ecológicos. Encuentran en los productos de proximidad el colmar muchas de estas expectativas de consumo.
  3. Prefieren los productos locales
    Estos estudios demuestran que más de un 70% de los consumidores tienen una clara preferencia por los productos de proximidad. Cada vez más, los clientes conocen cuáles son los métodos de cultivo y cría sostenibles y saben que en el mercado de proximidad encontrarán el modo más sostenible de consumo.

La Xerna del Mar apuesta por productos de proximidad

Estas premisas teóricas, que en La Xerna del Mar vemos cómo se trasladan a la realidad, en nuestro día a día, las tenemos claras. Por ello, nuestra carta está basada en productos adquiridos en el mercado de proximidad. Cumplimos, así, con la creciente demanda de nuestros clientes.

Además, con nuestra apuesta por los productos de proximidad, logramos sacar el máximo sabor a cada uno de nuestros platos. Garantizamos, incluso a nosotros mismos, que cada una de nuestras recetas mantiene el 100% de las propiedades de los alimentos que contiene. Algo que es fundamental en nuestra propuesta de slow food.